Con el agua al cuello

Con El Agua Al Cuello

Share

Con el agua al cuelloHace unos días publiqué una frase de mi blog  Frases Poderosas Coaching  , en mi página de Facebook: Compartir En Cada Momento.

“Quejarse es siempre la no aceptación de lo que es. Conlleva una energía negativa y lo posiciona a usted como víctima. Déjelo o acéptelo. Lo demás es necedad.” Eckhart Tolle.

 

Los comentarios que desató hacen que vuelva a mi observación del beneficio de la aceptación, la dificultad que sentimos los seres humanos para practicarla y las complicaciones en las que nos sumergimos, sin darnos cuenta de nuestra conducta inefectiva. Somos responsables de todo lo que nos pasa, nosotros somos el origen, y sin embargo, cuando ya estamos frente al problema, lo que se nos ocurre es enojarnos por lo que sucede, y a veces, enceguecernos creando la ilusión de que lo que hicimos está bien. Acá es donde aparece… “la culpa la tiene el otro”.

 

¿Estás con el “Agua al cuello”?

Si las cosas te sucedieron, es en gran parte tu responsabilidad. Asúmela y tu vida cambiara.

¿Cuál es tu responsabilidad para haber llegado a eso?

 

Como Coach, la mía es hacerte preguntas que te permitan reflexionar, y como resultado, elegir y en consecuencia, accionar. No te digo qué hacer ni influiré en tu elección, y para nada, en tu acción. Lo que hacemos los Coaches es mostrarte la posibilidad que se abre para vos cuando realizás cambios en tu mirada, te hacés responsable y transformás tu Ser.

Si no nos gusta lo que nos pasa en el mundo, todo lo que tenemos que hacer es cambiar nuestra conciencia, ¡y el mundo exterior cambiará para nosotros!  Lester Levenson

Las personas creamos el cuento que nos contamos acerca de nuestra vida, es el que decidimos presentar al mundo, y creemos en él, por eso, se produce el impacto del Coaching cuando con sus preguntas, nos hace ver que hay incoherencia en nuestro discurso, y que esa es la base del malestar que padecemos. Por eso, están los que “quieren” pero no hacen, se dejan vencer por su resistencia, una producida por un temor gigante, a enfrentarse consigo mismos. Es comprensible pero también, es lamentable. Lo que hacen entonces, es decir: “Tengo que cambiar, me encantaría.” Pero no comienzan con ese proceso porque, increíblemente, prefieren vivir equivocados.

El inicio puede exigirte un esfuerzo pero luego, serás quién sos realmente, y eso te permitirá ser un triunfador, en tu vida completa, personal, social y laboral.

Conócete a ti mismo y ganarás todas las batallas. Sun Tzu

 

¿Estás con el “Agua al cuello”?

¿Qué número de veces estuviste igual?

¿No te llama la atención la recurrencia de este estado?

¿Qué estarás haciendo que terminás volviendo a estar así?

 

Te pido que te despojes de tu actitud defensiva si querés que lo que estás leyendo te sirva, y que trates de “escuchar” con todo tu ser. De otra forma, aparecerán tus explicaciones y esta lectura habrá sido inútil.

 

Cuando adoptás la ceguera y la ilusión de que las cosas “tendrían que ser” como vos creés, estás ya al borde de la cornisa… caerte, es cuestión de instantes.

No hacerte responsable de la parte que te toca cuando estás con el agua al cuello es propio de…

Una actitud inefectiva.

Una rebeldía infantil. (A los niños les funciona porque no necesitan ser responsables, a vos, te lleva por el camino hacia arruinarte la vida)

 

Es fácil comprender que un niño tema a la oscuridad, pero la gran tragedia de la vida es cuando los adultos tienen miedo de la luz. Platón

Preguntate: “¿Para qué lo hago? ¿Para qué repito estos patrones de conducta que no me sirven?” Quizás –te lo deseo de corazón- encuentres el no sentido de tu acción.

Se desata una lucha contra lo fáctico (lo que no se puede cambiar)… y tu ilusión (de iluso, bien de iluso), te hace creer que vos le vas a ganar a lo fáctico.

¿Debés una cuenta, te cortaron el servicio, pero vos vas a conseguir que te lo reintegren, sin pagar?

No te sorprendas. Esto que parece casi obvio, de una estupidez supina, es un comportamiento humano.  No siempre sucede con algo tan claro pero sucede en la vida, todo el tiempo.

Entonces, crece el castillo en el aire de nuestro poder fantástico (de fantasía). “Yo les voy a hacer creer que ya pagué para que me devuelvan el servicio.”  Supongamos que lo lográs… ¿Cuánto tiempo volverás a tenerlo? ¿A quién engañaste?

¿Y si eligieras revisar cuáles son tus actitudes inefectivas que te hacen repetir situaciones, y las cambiaras de cuajo para que no te suceda más?

¿Y si pusieras tu energía en aceptar que no pagaste, que eso no puede cambiar a menos que pagues, y te ocuparas de hacerlo lo más pronto posible?

Otro peligro que acecha es que te hayas creído que esta forma de vivir es la regla y que tener tus cosas en orden, es la excepción. Entonces, sobreviene el caos porque las consecuencias generan más acciones equivocadas, con más consecuencias desastrosas para vos.

Sucede que como se transforma en una situación normal en vez de ser excepcional, volvemos a ser inefectivos ya que hay cosas que tienen diferentes consecuencias que otras, y a lo mejor, están afectando lo único que es recurso para poder salir de la situación. Si te cortan el teléfono no es lo mismo que si te cortan el cable pero como vos “sabés” que “te lo activan enseguida”, dejas que el agua te tape y entonces, si tu medio de conseguir dinero es internet, y te lo está dando tu compañía telefónica, no tendrás de donde generarlo para salir de la situación.

Estos son solo ejemplos. Los he mostrado con detalles para que sean claros porque las deudas también pueden ser emocionales y relacionales, lo que generará obstáculos en esos ámbitos.

Esto no es una clase de moral, es una “lección” de vida.

La vida no es tan difícil como nos gusta decir, nosotros la complicamos, y hasta que no nos hagamos cargo, no estaremos en paz ni seremos felices.

¡Ah! También se puede estar Con El Agua Al Cuello en nuestros sentimientos y contacto con los demás. No tenemos amigos, no tenemos una pareja, no tenemos buenas relaciones con nuestros hijos… ¡Hum!

Por el placer de compartir.

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

7 comentarios en “Con El Agua Al Cuello”

  1. ¡Ritaaaaa! mal te veo con este artículo, jajajajaja..
    Y no es porque no tengas razón en todo lo que dices, es precisamente por la razón que tienes. Cuando nos comportamos como explica tu post, más bien lo vemos como un insulto. Craso error, pero así lo verán much@s.
    Yo he podido comprobar que muchas personas, no ponen límites al ego de pedir, pedir, pedir, pero nunca dan. Se quejan, y se quejan y se quejan, pero ni siquiera escuchan. Ellos creen que son las únicas víctimas y creen poder convencer a uno de lo que ellos NO están convencidos. Por eso entran en la desidia, ya que saben que gran parte és culpa es propia. Cuando las personas se tiran quejándose durante un gran periodo de tiempo, es porque necesitan aliados que confirmen y apoyen su actitud. Desconfían de todo el que les quiere ayudar o proporcionar una salida, porque creen que no hay gente en el mundo que les pueda enseñar algo… el orgullo los quema. Porque no se si lo sabrás pero ellos ya lo saben todo, jajajaja..
    Ya conté en un artículo mio en el que habla de la desidia y la desconfianza hacia los demás, una acécdota que me pasó y de la cual me apenó mucho la conducta del sujeto.
    Nada mejor que reconocer nuestros males y ponerles fin cambiando nuestra conducta, pero ay amiga, eso de cambiar es algo que no todo el mundo está dispuesto a cambiar, porque no les interesa. Muchos quieren duros a peseta y son incapaces de aportar ni un céntimo.
    Hace poco alguien que está cobrando una subvención y además cobra en negro me dijo: -“Para qué voy a declarar a hacienda lo que gano… ¿para que se lo queden ellos?”-. Entonces se me ocurrió decirle que si se lo quedase hacienda esta persona no estaría cobrando la subvención que cobraba. Ni te cuento toda la mala leche que le entró al sujeto, y la de tonterias que dijo sobre sus derechos. Y digo yo, ¿Qué derechos?… ¿Acaso yo tengo algún derecho de declarar para pagar a esta gente que no solo no reconoce que está cobrando una subvención por la cara, sino que se la estamos pagando otros?… Y van de pobrecillos, que no tenen trabajo.. Cuando lo tienen pero como cobran en negro. Y lo peor es que no son capaces de ver como uno crece sin necesidad de engañar a nadie… ¡Eso les revienta!
    Esto además de un ejemplo es una realidad.
    Yo lo he comprobado con gente muy cercana. Me miran de arriba a abajo intentando ridiculizar con palabras dañinas, el hecho de haber salido adelante teniendo un problema grandísimo, tan solo por el hecho de decirles que no nos dejamos engañar por nosotros mismos.
    Los problemas existen, claro que si, pero que duren más o menos tan solo es cuestión de actitud.
    Gran post, me ha encantado Rita, porque tienes más razón que un santo. Es verdad que hay gente con quien la mala suerte se ciega, pero son casos en escepción. Y aún así, también pueden salir de su mala suerte. Pero hay que proponerselo.
    Un besote guapa.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Pues… ¡Al que le quepa el sayo que se lo ponga! -como decimos aquí, Mari Carmen.
    Escribo transmitiendo lo que mi profesión me ha enseñado… Formar a través de hábitos que nos hagan cada vez, más productivos. Como aclaré en el post: no es una lección de moral, sino una de vida, porque lo que estas personas no saben es que su comportamiento termina perjudicando en mayor medida, solo a ellos. Ese es siempre mi objetivo final: que los seres humanos puedan ver cuál es su mejor camino. No se los doy yo, por supuesto, cada uno lo tiene que encontrar. Yo solo presento la situación y hago las preguntas que les permitirán reflexionar. Ahora bien, si cuando las reciben deciden quedarse como están, así serán también los resultados que obtengan.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu posicion respecto del ejemplo que nos dejás.
    ¡Ah, ah, ah! Y no creo en la mala suerte. 😉 todos somos artífices de nuestra vida. En vez de pensar “es mala suerte”, me miro a un espejo y me pregunto: “¿Qué hiciste mal? ¿Donde te equivocaste? Y cuando lo encuentro, aprendo y trato de actuar mejor, en la próxima.
    Todo es proponérselo y… accionar, amiga querida.
    Un gran abrazo

    [Responde a este comentario]

  2. Si, claro.. la intención de uno es hacer ver lo que es en realidad. Lógicamente, somos o no conscientes de lo que hacemos y si no lo somos pero alguien nos ayuda a ver cual y donde está el problema, cien por cien mejor. Yo tambien lo veo así. Pero te digo por experiencia, que la mayoría de las personas tienden a retener el orgullo y a no acptar un buen consejo, como es en este caso.. Y lo se por experiencia. Aunque como tú bien dices, el que quiera seguir llevando el sayo que lo lleve. Porque lo que si es verdad es, que hay mucha gente también esperando unas palabras alentadoras, que le ayuden a ver el fallo ya que el ser humano no es perfecto. Como yo por poner el primer ejemplo.
    Pero hay amiga.. Eso de ver nuestro reflejo a algunos nos viene muy bien y gracias a nuestra humildad,reconocemos cuando hemos fallado conseguiendo sacar la cabeza del agua.
    Pero de verdad que yo se que mucha gente prefiere ahogarse antes que reconocer… Y cuando alguien les dice.. ¿Has pensado en que fallaste? te responden ¿Y quien te dice a ti que el fallo fuera mio?.. jajajaja..
    ¡¡Que siiiii!!… Como somos..
    Un besote Rita.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    ¡Ahí vamos, Mari Carmen!
    Esa es mi intención y se construye con los que mencionás aquí, los que están esperando una guia, algo que los ayude a seguir creyendo en ellos y en que el cambio es posible si nos damos cuenta de que tiene que empezar por uno mismo.
    El que se ahoga… ¿Pierde? Claro! Y como siempre en la vida, es una cuestión de decisión personal.
    Si ponemos a los que prefieren ahogarse de cara a sí mismos y siguen pensando que el fallo está fuera de ellos, allí seguirá estando, y ellos también, estaqueados en la nada.
    Un abrazo amiga.

    [Responde a este comentario]

  3. Bravo Rita: es un análisis de la vida muy realista, hay ciertas personas que no admiten sus errores o los sabe lo todo green que han nacido sabiendo.Muy buen articulo, gracias por está aportación. Recibe un cordial saludo. M@JOSE

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, M@Jose!
    ¡Bienvenida a mi blog!
    ¡Muchas gracias por tus palabras y reconocimiento y me alegra que te haya gustado el artículo!
    Un abrazo

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge