Ver La Maravilla

Ver La Maravilla

Share

Ver La Maravilla

“Admirar” es ver la maravilla.

¡Qué hermosa palabra! ¿Verdad?

Y sin embargo, qué difícil puede resultar ponerla en acción.

¿Vos admirás a alguien?

¿Vos admirás algo?

Generalmente, nos resulta más sencillo admirar algo que admirar a alguien.

El “algo” es una cosa, está por debajo de nosotros, los seres humanos.

Cuando se trata de “alguien” se produce una confrontación, con nosotros y en relación al sentimiento que el otro nos provoca.

 

Donde hay otro, hay temor. Upanishads

 

Desde el Coaching, no nos detenemos solo en ampliar nuestra mirada y pasar a la conciencia lo que hacés en automático, sino que proveemos las herramientas para que puedas superar tus debilidades y conflictos.

Veamos entonces, si estás dentro de algunos de estos estereotipos y cómo podés salir de ellos.

 

Quién no puede admirar.

 

El que vive a la defensiva.

El que tiene baja autoestima.

El que envidia.

El que se siente inseguro.

El que entrega su poder personal a los celos.

 

El que vive a la defensiva tiene un miedo atroz a su relación con los demás. ¿Cómo podría ejercitar la actitud de admirar? Se siente en permanente riesgo y en su interpretación, sus acciones son para “cuidarse”. ¿Cómo se entregaría a otro con su admiración? El que está a la defensiva puede hacer mucho daño si los demás lo dejan intervenir en sus vidas.

A veces, se hiere más con el escudo que con la lanza.

Y también a uno mismo.

 

Ante una situación que haga surgir tu temor (porque estar a la defensiva es miedo y nada más que miedo), pensá, reflexioná:

¿Esto es mi contra?

¿El otro es mi adversario?

Si no entendí lo que pasa… ¿Podría preguntar en vez de asustarme? ¿Podría pro-accionar en vez de reaccionar?

¿Cuánto estoy confiando en mí mismo si solo siento miedo ante lo que pasa?

¿Y si paro mi conversación interna y empiezo a razonar?

 

 

El que tiene baja autoestima no puede con sí mismo, así que, se inclina por retraerse y no es capaz de “ver la maravilla”.

La baja autoestima también abreva en los celos.

Los celos son un homenaje torpe que rinde culto a la inferioridad. Madame Puixoeux

 

Subir nuestra autoestima es prioritario en el camino de nuestro crecimiento y desarrollo personal. No es solo una herramienta para poder “ver la maravilla” pero como esta acción es iluminadora y bienhechora para nuestro ser pasa a ocupar el primer lugar entre los motivos para trabajar nuestra autoestima.

La autoestima es merecedora de que te informes en profundidad, así que aquí te dejo un enlace donde podés “empaparte” de sugerencias para lograr tener la autoestima que te merecés. Autoestima, autoestima, autoestima  

 

El que envidia.

La envidia es producto de la comparación que hacemos de nosotros mismos con los demás. Sentimos que ellos tienen algo que nosotros deseamos y que no somos capaces de conseguir. ¿Te parece que podremos admirar cuando envidiamos?

¡Hum! Pensándolo con profundidad, podríamos llegar a inferir que la envidia proviene de una admiración encubierta. Lo que sucede que esta actitud no es natural como es la de admirar sin ambages, sino rebuscada, y se descubre solo analizando este sentimiento.

Por esta razón, la envidia es el sentimiento más sencillo de cambiar en función de lograr admirar. Necesitamos parar y repensar: ¿Cómo nos sentimos cuando envidiamos? ¿Estamos bien o la sensación es de malestar y angustia, de bronca y desasosiego? Se trata de cambiar nuestra mirada y probar, probar a “ver la maravilla” del otro, sus fortalezas, su brillos, e intentar generar los nuestros propios. ¿Cómo nos sentimos ahora, en nuestra nueva actitud?

Lo que admiramos nos construye, lo que envidiamos nos destruye. La envidia puede ser una gran maestra.

Amamos siempre a los que nos admiran, pero no siempre a los que admiramos. François de la Rochefoucauld

 

El que se siente inseguro.

Cuanto más brilla el otro, más teme por sí mismo y su seguridad, entonces,  ¿cómo admirarlo si siente que esa actitud lo debilita?

Superar la inseguridad es un beneficio extra que surge de la práctica de todos los demás habilidades que te estoy describiendo en relación a las actitudes de estar a la defensiva, autoestima, envidia y celos. Veamos…

Te sentirías más seguro si…

Dejaras de estar a la defensiva.

Subieras tu autoestima.

Transformaras tu envidia.

Erradicaras tus celos.

 

Visionate habiendo superado estas debilidades…

¿Seguís sintiendo inseguridad?

 

El que entrega su poder personal a los celos.

Esta situación resalta en el ámbito profesional y empresarial aunque también puede estar presente en todo otro tipo de relaciones.

Para tener presente y reflexionar cuando nos “pescamos” siendo víctima de los celos.

Cuando el pasto del vecino se ve más verde es porque quizás, lo cuidan mejor. Cecil Selig

 

Algo tiene que quedar bien claro. La competencia válida, la única válida por cierto, es la que desarrollamos con nosotros mismos, esa que nos permite comprobar con cada acto, que hemos avanzado un pasito más en nuestro camino de mejora continua. Y por lo tanto, si no hay competencia con otros, no han comparaciones y si no hay comparaciones, no hay “mejor que”.

Si te capacitás cada día, si mejorás cada día, si te reconocés por tus logros y avances, no sentirás celos porque estarás satisfecho con vos mismo.

No hay excusas…si celás, tenés que revisar tus habilidades y tu confianza en vos mismo. Ahora bien…podés decidir seguir engañándote a vos mismo.

 

Admirar lleva en sí una gran generosidad.

Es una actitud poderosa de desprendimiento y amor, destruye la soberbia y exalta la humildad.

Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar, sea lo que sea o a quienquiera que sea. Thomas Carlyle

 

 

Es el acto de darnos cuenta de la maravilla que nos rodea contenida en el Universo, en cosas y personas.

Te pregunto… Con todo respeto…

¿Quién sos vos que no sentís la necesidad de admirar y te permitís no hacerlo?

Algo importante: Admirar no significa que no hagas tu parte, que te quedes únicamente ahí, que no desarrolles tu ser y hagas tu transformación personal.

No significa que te quedes en un rol de espectador.

La admiración tiene que ser una motivación para la acción y no una excusa para tu inacción.

 

Es que para admirar se necesita grandeza, aunque parezca paradójico. Ernesto Sábato 

 

Coaching y Espíritu es el blog que creo cada día, para mostrarte que la espiritualidad es el centro de tu Ser. Allí convergen todos tus dominios: físico, emocional y mental. Ella es la sabia que te guía en tu desarrollo.

Por el placer de compartir

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

3 comentarios en “Ver La Maravilla”

  1. Bueno Rita, depende también de cada uno. Yo si se lo que es la admiración.
    Veo que mucha gente brilla a mi alrededor, pero eso no me traumatiza, más bien todo lo contrario.
    Tanto con personas como con cualquier ser vivo o simplemente un momento y una situación, aunque por encima de ello estemos quienes sentimos la admiración por tal cosa.
    Ayer mismo vi que en unos cuantos post sobre plantas, venía una forma natural de evitar que estas cogieran hongos o enfermedades transmitidas por algunos animalejos diminutos. Era echar ajo diluido en la tierra mojada.
    Se me ocurrió llevarlo a cabo y sorpresa la mía cuando vi que dos de las plantas que tengo se decaían en pocos minutos. Me preocupé y las quise enjuagar un pelín, ya que no me dí cuenta y las eché el ajo con la tierra seca.
    Mi admiración fue total cuando a los pocos minutos estas volvían a recuperar su estado normal sin perder ni una sola hoja.
    Esto es una tontería al lado de la admiración que puedo sentir ante una persona, como tu, o como cualquier otra persona que se precie de ello.
    Pero una de las cosas que más admiración causa en mi, es la forma en como se soluciona un problema cuando no le damos una excesiva importancia, jajaja.. Curioso, ¿verdad?..
    Admiro a todo aquél que sabe entender, comprender, ayudar, resistir, ignorar, compensar, tanto a los demás como a sí mismo.
    Admiro la gran voluntad de algunas personas que salen adelante consiguiendo escapar de la monotonía y dando siempre a entender que las personas estamos aquí no porque nos hayan encomendado un logro, sino porque nos lo proponemos en nuestra vida, haciendo ver a los demás, que cualquiera puede conseguir sus propósitos… Y no me refiero a un asesino precisamente, jajajajaja..
    Mira, este post me ha gustado mucho. Seguiría hablando más aún de este tema.
    Enhorabuena por tu buen estar.
    Cariños Rita.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, Mari Carmen!
    ¡Muchísimas gracias por tu comentario!
    Por mi parte, creo que tu ejemplo de las plantitas es maravilloso (además de que las he visto en una foto de Jose Luis). No lo considero una tontería ni mucho menos, sobre todo porque la naturaleza -quizás en este caso, en su mínima expresión- es percibida como algo “natural” y es muy difícil que nos detengamos a observarla en su sabiduría. Por otra parte, ella es central para el origen de nuestra energía humana (otra cosa de la que no somos concientes), así que, mirá vos tu “tontería”. ¡Genial lo que nos aportás!
    El feedback que se establece cuando tenemos disponible la admiración es tan, pero tan poderoso, que no solo recibe la alegría lo admirado, sino que nosotros mismos, renovamos nuestro Ser.
    Me alegra mucho que te haya gustado el post y no me asombra. Tus habilidades humanas se muestran en cada acción que realizás. De verdad, que para mí, sos un ejemplo de cómo vivir bien y me encanta que lo compartas aquí, donde muchos pueden leerlo.
    Un gran abrazo y mis felicitaciones por tu estar siendo.

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge