Atiquifobia

Atiquifobia… Una Fobia A La Que Temer

Share

AtiquifobiaLos miedos son producto de las interpretaciones que cada uno de nosotros hace, de lo que sucede. Comprendo que cuando se lee esta frase, pueda surgir la incredulidad, sin embargo, te pido que la superes y sigas leyendo.

Existe el miedo real que se siente ante un peligro. Este es el miedo “bueno” porque sostiene tu supervivencia, pero existe otro miedo –que algunos autores llaman “imaginario”- y que es al que me refiero cuando digo que surge de nuestras interpretaciones.

“El rey dijo entonces a sus servidores: -Ved, y no olvidéis nunca que, una misma emoción, el miedo, a ellos les ha impulsado a huir atemorizados y a nosotros nos ha motivado a permanecer en nuestro puesto, encontrando una respuesta creativa a tan atemorizante situación.”

 

Creo que una de las palabras más temidas que forma parte de nuestro lenguaje es Fracaso.

Y es con ella con quien más dependemos de nuestra interpretación. Escribí extensamente acerca de esto así que si querés podés verlo aquí.  Allí, también vas a encontrar un cuento del que forma parte la frase que está más arriba.

 

La Atiquifobia es el Miedo al Fracaso.  Y es una fobia a la que temer porque puede “arruinarte” la vida.

Pensalo… Si nuestro miedo al fracaso nos paraliza para intentar acciones hacia nuestros logros, y él depende de una interpretación, tenemos que por una interpretación desafortunada, nos privamos de conseguir nuestras metas, sean estas de la clase que sea (desde conseguir una pareja a construir una gran empresa).

 

El miedo es un sentimiento, una emoción, sin embargo el “estar temerosos” es un estado de ánimo.

Los estados de ánimo se pueden cambiar, siempre que no nos estanquemos y lleguemos a pasar de “estar temerosos” a “ser temerosos”.

Los estados de ánimo se pueden elegir (sí, porque los podemos cambiar solo si podemos elegirlos y porque cuando estamos en un estado de ánimo, hemos desechado otro).

Luego de un quiebre, de la “rotura” –significado de la palabra “fracaso”-, vos podés ver como dice la remanida frase “El vaso medio lleno o medio vacío”

¿Qué estás haciendo en ese momento?

¿No estás tomando una decisión?

¿De qué depende una decisión?

¿No depende de una elección?

 

El presente post está en relación directa con este otro “Desdramatizar el fracaso”, así que si estás interesado en dejar de temerle al fracaso, aquí  te lo dejo para que lo leas y tengas una información y cuestionamientos (que nos ayudan a crecer), completos.

 

El fracaso No Es, fuera de vos.

No es una entidad, no es una cosa.

Es lo que vos decidas interpretar de él.

Es el resultado de tu interpretación.

 

Podés interpretarlo como un final o como un principio.

Como en el cuento que te mencione, podés interpretarlo para que te haga permanecer en lo que querés o como un motivo para huir.

 

¿Sufrís de Atiquifobia?

Cuando querés hacer algo, surge en vos la idea “No va a salir bien”.

Y la pregunta: “¿Y si no sale bien?

¿Cómo te parece que te sentirás mejor?

¿Con la interpretación paralizante o con la motivante?

 

¿Por qué decidís elegir la paralizante?

¿Por qué no cambiás la pregunta? Intentá esta: “¿Y si sale bien?”. La podés usar para contrarrestar a la anterior.

 

¿Cuánto tiempo te lleva volver a arrancar?

¿Te quedás pensando en “qué mal” salió todo? ¿Se lo contás a todo el mundo, detalladamente? ¿Hablás y hablás, con más especificidad cada vez que lo hacés, agrandando la historia para hacerla más impactante y que los demás contesten: “Pobre, qué terrible”?

¿Adónde te lleva esto?

¿Qué conseguís con esto?

¿Te sentís cada vez mejor o cada vez peor?

¿Te gusta el papel de víctima?

¿Se resuelve el problema hablando y repitiéndolo todo el tiempo?

¿Qué podés hacer con lo que ya pasó? ¿De qué manera podés intervenir en el hecho que ya fue?

 

La Atiquifobia es la culpable de que no avances en la vida.

El miedo al fracaso es “estúpido”, si me permitís ser dura. “Estúpido” quiere decir: falto de inteligencia, necio, torpe.

El miedo al fracaso es falto de inteligencia, necio y torpe.

¿Le vas a dar poder a algo así?

¿Le vas a entregar tu poder personal?

¿Vas a dejar que el miedo al fracaso te arruine la vida?

 

Acordate: ¡Vos elegís!

 

Algún coachee (uno corajudo y valiente para desafiarme ¡Bendito sea!), en alguna oportunidad y ante estas preguntas mías, me dijo: “Pero eso es conformista, te la acomodás como te parece mejor”.

¿Vos estás pensando algo así?

Te cuento lo que le dije.

-¡No! Pero ¡Sí! Es decir, no es conformista. Y en todo caso, si lo fuera… ¿Qué te parece que podría hacer? ¿Pelear contra lo que pasó? ¿Enojarme, disgustarme, ponerme de mal humor, empantanarme como una mula porque algo no salió como yo quería? ¿Para qué? Si para vos, esto de vivir en paz aceptando lo que no puedo cambiar porque no depende solo de mí, es conformismo, decile así, no hay problemas. ¿Y me la acomodo como me conviene? ¡Sí! Me la acomodo como me conviene. ¿Y qué hay de malo en eso? Yo elijo todo lo que me conviene porque de esa manera vivo en paz (¡Ojo con el sentido de la palabra conviene!). Cuando vos tenés que elegir… ¿Elegís lo que te conviene o lo que no lo hace?

 

Y ahora sigo con vos, amigo.

¿Te conviene elegir una interpretación que te detenga, que no te permita ver “lo bueno en lo malo”? ¿Con la que surja tu resentimiento por no haber logrado lo que perseguías?

O…

¿Te conviene elegir una interpretación que te impulse, que te muestre que lo que no sale bien es para que aprendas, para que no vuelvas a cometer los mismos errores, que te sirva como una experiencia para accionar en forma diferente en adelante, lo que te acercará cada vez más a tu meta?

A veces, hay que romper muchas nueces para comerse una, enterita.

El fracaso no existe. Existe la interpretación que hacemos de lo que sucede.

Te comparto uno de mis juicios maestros, que me ha acompañado permanentemente, en mi formación y transformación… Quizás te sirva a vos también.

No importa lo que sucede sino qué hacemos con lo que sucede.

 

¡Elegí la interpretación que más te convenga! Esto es inteligente, emocionalmente inteligente.

Habrás escuchado muchas veces esta canción de Patricia Sosa a cuya letra, quizás, nunca le prestaste la debida atención.

Para “Aprender a volar”, es necesario que venzas la Atiquifobia.

 

Duro es el camino y sé que no es fácil 
            no sé si habrá tiempo para descansar, 
            en esta aventura de amor y coraje 
            solo hay que cerrar los ojos y echarse a volar. 

Y cuando el corazón galope fuerte, déjalo salir 
            no existe la razón que venza la pasión, las ganas de reír. 
            Puedes creer, puedes soñar 
            abre tus alas, aquí está tu libertad 
            y no pierdas tiempo, escucha al viento 
            canta por lo que vendrá 
            no es tan difícil que aprendas a volar. 

No pierdas la fe, no pierdas la calma 
            aunque a veces este mundo no pide perdón, 
            grita aunque te duela, llora si hace falta 
            limpia las heridas que cura el amor. 
            Y cuando el corazón galope fuerte, déjalo salir 
            no existe la razón que venza la pasión, las ganas de reír. 
            Puedes creer, puedes soñar… 
            Y no apures el camino, al fin todo llegará 
            cada luz, cada mañana, todo espera en su lugar 

            Puedes creer, puedes soñar…

 

 

“Acercaos al borde, les dijo.

Tenemos miedo, respondieron.

Acercaos al borde, les dijo.

Ellos se acercaron.

El los empujó…

Y ellos volaron”

Guillaume Apollinaire

 

¿Te podrá servir recordar esta letra en tu camino de vencer la Atiquifobia?

Yo creo que sí, por eso, te la dejo.

 

Por el placer de compartir

Coaching y Espíritu es el blog que creo cada día, para mostrarte que la espiritualidad es el centro de tu Ser. Allí convergen todos tus dominios: físico, emocional y mental. Ella es la sabia que te guía en tu desarrollo.

 

No nos dejes sin regalarnos tu opinión que puede ayudarnos a todos. ¿Te sirvió lo que leíste? Quizás pueda servir a otros. Compartilo en redes sociales para ayudarlos y hacer una diferencia en sus vidas. Solo tenés que clikar los íconos donde lo querés difundir. ¡Mil gracias!

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

5 comentarios en “Atiquifobia… Una Fobia A La Que Temer”

  1. Muy bueno, COUCHING Y espirtualidad ES, A VECES, LA convinacion perfecta…quizás, la hemos sufrido, s/ darnos cuenta… a quien le gusta “” fracasar”…pero a esta altura ya…NOOOO!! mUCHAS GRAX! Mirna.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Muchas gracias Mirna por tu comentario y tus palabras!
    Me alegra tu declaración del “No al fracaso”.
    Te espero de vuelta por mis blogs.
    Un gran abrazo

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge