Dependencia Emocional

Share

Dependencia EmocionalLa dependencia emocional es una forma de accionar en la que podemos incurrir con facilidad porque nos pasa en forma transparente, es decir que, no somos concientes de que la estamos practicando.

El Coaching Ontológico es la disciplina del Siglo XXI.

Quizás hayas escuchado muchas veces esta declaración.

No sé sobre qué bases la dicen los demás, pero sí tengo claro por qué la hago mía.

Lo deslumbrante para mí, del Coaching Ontológico, es su capacidad -a manos de un buen Coach- de que podamos pasar de la inconciencia a la conciencia, de que podamos poner en claro el “para qué” de nuestros estilos de comportamientos, y así, desde la conciencia, poder hacer los cambios que necesitamos para vivir mejor.

El tema de la emocionalidad es inherente al Coaching, ya que él parte del concepto de que los seres humanos somos una holística de Cuerpo, Lenguaje y Emoción.

Como Coach sostengo que la emoción es la interrupción o quiebre que altera el juicio que teníamos sobre lo que era posible en una situación dada. Al producirse la emoción, esa posibilidad (lo que era posible), cambia.

Sus características principales son:

  1. Existe un hecho que las dispara. No las podemos evitar porque no las esperamos.
  2. Son temporales.

Podrás preguntarte ¿Y por qué un dolor puede durar tanto?

Porque después de la emoción que -repito- es temporal, viene nuestra elección del estado de ánimo con que afrontaremos la emoción que acabamos de tener.

El dolor, entonces, que sí es una emoción, se transforma en el estado de ánimo del sufrimiento, y este durará hasta que además de elegirlo, decidas mantenerte en él.

La Dependencia Emocional -una vez que nos demos cuenta de que la padecemos- puede modificarse, y que quede claro que ¡Se puede salir de ella! Solo necesitarás la asistencia de un Coach.

Los seres humanos no tenemos todos,  la misma intensidad en nuestras características para sufrir la tendencia a la dependencia emocional.

¿Quiénes sí la tienen?

-Los aferrados a creencias limitantes.

-Los que tienen problemas de autoestima.

-Los que son presa de los miedos.

-Los que “confunden” sentimientos. El amor no es hacer todo lo que digan los demás, para complacerlos. ¿Vos creés que sí? ¡Cuidado!

-Los que no pueden soportar, ni siquiera la idea, de que alguien los pueda rechazar.

-Los que necesitan en forma permanente agradar a todo el mundo.

Y…

Fundamentalmente…

Los que viven pendientes de la Necesidad.

¡Oh! ¿Qué es esto?

¿No puedo necesitar algo?

Sí, claro, sí que podés. Lo que no podés es vivir necesitando porque la necesidad lleva a la Dependencia Emocional.

Uno de los otros componentes de la holística de Ser Humano, el Lenguaje, será tu aliado para comenzar a trabajar tu dependencia. Las palabras crean tu realidad. Entonces…

Comenzá a decir “Prefiero” en lugar de “Necesito”.

“Prefiero vivir con vos” en lugar de “Necesito vivir con vos”, por ejemplo.

¿Cómo suena?

¿Hay un dejo de desesperación -clave de la dependencia- en “Necesito vivir con vos” … ¿Lo hay en “Prefiero vivir con vos”?

Vos me dirás lo que pensás, si querés, en los comentarios.

Le emoción debe ser vivida. Permitite sentir. Lo que no te tenés que permitir es “re-sentir”, dicho con más claridad: “sentir demás”.

¿Cómo logramos el equilibrio entre “corazón” y razón para que las emociones no nos dominen?

Aprendiendo a gestionarlas. Para lo cual primero es necesario que trabajemos nuestro Ser buscando una transformación personal en todas nuestras debilidades hasta que lleguen a ser fortalezas.

¿En que?

En creencias, autoestima, miedos, confusión, rechazo para hacernos íntegros personalmente.

La gestión de nuestras emociones nos alejará de la Dependencia Emocional.

Esta falencia en nuestro Ser, se da en todo tipo de relaciones.

Si hablamos de relaciones de pareja, la creencia más limitante es una que hasta se ha tomado en broma, sin darnos cuenta de la forma en que afecta al desarrollo de nuestro Ser.

Estoy hablando de la “Media Naranja”.

Como te vengo diciendo, la creencia de que somos “incompletos”, de que necesitamos otra parte -que anda por ahí- que vendría a completar la naranja entera, es catastrófica para nuestra evolución.

En este sentido, cada vez que hablo sobre este tema, elijo un ejemplo que me parece revelador.

Clarito ¿Verdad?

 Asimismo, asistimos -lamentablemente- cada día a hechos de violencia de género a lo que no se presta la atención debida con un análisis concienzudo del tema buscando revertir las creencias -como uno de los puntos determinantes en la misma- de esta idea de que somos parte de otro con el que formamos uno. De allí, es muy sencillo caer en la conclusión de que no podemos tomar decisiones poderosas que cambien nuestras vidas, en forma independiente.

 ¿Y si entramos en el ámbito de hijos abusivos, madres que les pagan su comida a los 30 o 40 años, los dejan vivir con ellas y les compran su ropa?

¿Conocés algún caso?

¿Y las amigas, ninguna de las cuales puede tener otra, fuera de su círculo porque es repudiada?

¿Y los trabajos mal pagados por el miedo del que lo soporta por quedarse sin él?

Todo esto es parte de la dependencia emocional.

Que es inconciente y que ahora que lo sabés, te invito a cuestionarte en qué medida y con quiénes estas cayendo en ella para que prontamente, resuelvas tener una vida armoniosa y feliz.

Para ser yo con esta autoestima tan pequeñita, necesito de ustedes.

Por eso les regalo esta sonrisa de cartón, este carnaval de sentimientos, porque sé que la fiesta les gusta a todos.

Prometo jamás de los jamases decirles que no

y tener bien cerradita la boca para evitar la contradicción.

Para ser yo y no confrontar con ustedes

voy a conformarlos a todos y entrar en conflicto

con mi yo.

No sea cosa que alguien opine de mi alguna cosa que no sea bonita…

 

¿Qué pensás de este poema?

¿Qué notás?

¿Qué le pasa a su autor?

 

 

Por el placer de compartir

 

 

 

(La imagen pertenece a la página https://www.psicomemorias.com)

 

 

 

 

 

 

Tu Feng Shui Personal

Share

Tu Feng Shui PersonalO tu “Viento y Agua” (significado de Feng Shui) Personal.

¿Cómo es tu Viento?

¿Tu impulso? ¿Tu fuerza? ¿Tu motivación? ¿Tu empuje?

¿Cómo es tu Agua?

¿Tu paz? ¿Tu serenidad? ¿Tu quietud? ¿Tu contemplación?

La base de interpretación del Feng Shui es El Símbolo.

Y ahora lo vamos a utilizar como un símbolo de tu armonía interior y personal.

Así como el Feng Shui puede detectar y corregir desarmonías en una habitación, así el Coaching te ayuda para armonizar las tuyas personales.

Nuestras habitaciones son organismos vivos –dice el Feng Shui- así como nuestra casa personal (el Cuerpo que habitamos, la Mente que nos acompaña, la Emoción que nos mueve) es un organismo tan vivo que podemos pasar por la vida solo con él como vehículo.

El aire limpio que nos trae el ordenarnos personalmente, es lo que ayuda a lograr nuestro bienestar y transitar el camino de la felicidad.

¿Alguna vez se te ocurrió que podías verte desde esta mirada?

¿Me acompañás a auto observarnos?

Poder observar nos abre el camino hacia la auto conciencia, y hacernos concientes de lo que vivimos, de cómo lo hacemos, de qué necesitamos aprender para hacer mejor, es la herramienta.

 Estos son los puntos sobre lo que se enfoca el Feng Shui. Nosotros los enfocaremos para tu bienestar y armonía personales.

Lo que te falta

Aprovechá tu discurso quejoso. ¡Sí!

Observate cuando te quejás.

“Me gustaría tener…” “Nunca puedo…” etc.

De esta forma estarás extrayendo de algo negativo como la queja, algo positivo. Detectar qué es lo que te está faltando. Ahí estará el origen de tu cambio en ese aspecto.

¿Qué tendría que cambiar para mejorar mis relaciones?

¿Qué es lo que los otros repiten acerca de lo que les molesta de mí?

¿Qué podría hacer para levantar mi autoestima?

¿Qué te molesta de los demás?

Recordá que el esfuerzo valdrá porque estás yendo hacia tu armonía personal.

Lo que no respeta proporciones

¿Estás mucho tiempo en estados de ánimo tristes? ¿Eso que hace que los demás teman encontrarte por tu “mala onda”?

Por el contrario…

Siempre te reís, no hay momento para ponerte serio, todo es broma. ¿Los demás consideran que sos un poco tilingo?

Estás viviendo desproporcionadamente.

Buscá equilibrarte. Dale a todo su debida importancia en el momento correcto.

El equilibrio es parte de la armonía.

 

 La realidad que está frente a vos

¿Cómo es?

¿Triste? ¿Complicada? ¿Turbulenta? ¿Insufrible?

¡Cambiá tu mirada! Ella es la responsable de que vos veas así.

La realidad no es más que como vos decidas verla.

Lo que vemos depende de nosotros, de nuestros filtros personales.

 

 

¿Vos ves lo mismo que ve otra persona frente a un objeto?

Si esto fuera así… ¿Por qué necesitamos decir tantas veces…? “me gusta” “no me gusta”.

 

 ¿Qué ves aquí?

Fondo y forma Tu Feng Shui personal

 

 

Entorno asfixiante

¿Cómo es tu entorno?

¿Qué personas te rodean?

¿Gente con buena actitud o gente crítica y mal intencionada?

Esta última es la que potencia un “entorno asfixiante”.

Te sugiero dar una lectura a este post Me gusta la gente 

 

Tu Viento y tu Agua tienen la facultad de lograr el equilibrio, y con él,

La paz perfecta

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera en una pintura dibujar la paz perfecta.

Muchos artistas lo intentaron y presentaron sus obras en el palacio del rey, el gran día había llegado.

El rey observo y admiró todas las pinturas, pero solo hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

 La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban  unas plácidas montañas que lo rodeaban.

Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas.

Todos quienes miraron esta pintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta.

 La segunda pintura también tenía montañas pero estas eran escabrosas y descubiertas.

Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos.

Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua.

Todo esto no se revelaba para nada pacifico.

 Pero cuando el rey observó cuidadosamente, miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido.

Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido…

 Paz perfecta… el pueblo entero se preguntaba que ¿cuadro elegiría el rey?

 El sabio rey escogió la segunda, y explicó a la gente por qué…

 “Porque,” explicó el rey, “Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.”

Por el placer de compartir

Sabiduría… De Vida

Share

Sabiduría... De Vida¡Mil gracias a una de mis Coachees (L.R.) quién el otro día me planteó que su meta es “alcanzar la sabiduría”, por haber inspirado este post!

Hay un precepto bajo el cual he vivido: prepárate para lo peor, espera lo mejor y acepta lo que venga. Hannah Arendt Continúa leyendo Sabiduría… De Vida

Auto-exigencia O Falta De Auto-confianza

Share

Auto exigencia o falta de autoconfianzaPodés leer este título como una pregunta o como una declaración. De las dos formas, disparará en vos, un momento de reflexión. Para eso lo escribo.

La auto-exigencia puede tener “buena prensa”, en el sentido de interpretar que el que es auto-exigente, es a la vez, responsable, esforzado, buscador de la excelencia.

Sin embargo, me surge la pregunta: ¿Es el auto-exigente un buscador de la perfección? Continúa leyendo Auto-exigencia O Falta De Auto-confianza

“Todavía”… La Palabra Que Te Cuida

Share

“Todavía”… La Palabra Que Te CuidaLa palabra es la manifestación de nuestro lenguaje, y el lenguaje es nuestra herramienta más potente como seres humanos.

Cualquier problema del ser humano es un problema de lenguaje y la solución está en el mismo lenguaje.

Sostenemos que nuestro lenguaje, nuestra palabra, crea la realidad, por ende, de acuerdo a como elijamos nuestras palabras, estaremos eligiendo nuestra realidad.

El lenguaje hace que pasen cosas que sin él, no pasarían.

 

Pero, el lenguaje también, funciona en automático (en transparencia), y necesitamos estar alertas –al menos, hasta adquirir hábitos enriquecedores en la elección de nuestras palabras- para evitar que pasen cosas que no queremos que pasen.

Cuando hablamos de nuestro Poder Personal, lo que creemos que podemos y lo que no podemos, estamos limitando o potenciando nuestras habilidades.

Cuando tendemos a limitarlas, estamos haciendo que la imposibilidad tome cuerpo, se haga concreta.

¿Cómo podemos destruir este efecto tan nocivo?

¡Usando la palabra “Todavía”!

 

“No puedo hablar inglés”.

“No puedo hablar inglés, todavía”.

¿Cuál es la diferencia entre estas dos declaraciones?

La primera nos deja inertes ante las posibilidades.

La segunda contempla la posibilidad como algo viable, a mayor plazo.

 

Quiero compartirte una frase, que para mí, expresa lo que te estoy contando, en su máxima potencia.

Si supiera que el mundo se va a acabar mañana, yo, hoy, todavía, plantaría mi manzano. Martin Luther King

 

¿Qué cosas creés que no podés?

¿A cuántas posibilidades te negás?

¿Pensaste alguna vez en la importancia de agregar a tus declaraciones de impotencia, la palabra “todavía”?

 

Algunas personas malinterpretan este poder generativo del lenguaje. Creen engañarse a sí mismas cuando eligen uno determinado.

Lo expresan, por ejemplo, diciendo:

“Elegir cómo hablar es inventar una forma de conformarme”.

“Si no digo lo que pienso, como lo pienso, no estoy siendo sincero, honesto”.

 

Esta interpretación errónea deviene de la libertad de los seres humanos de crearse un mundo feliz o uno desgraciado. En ese ámbito, nadie puede hacer nada excepto el protagonista, o sea vos.

Ahora bien, ante las dos posibilidades de elegir: ser feliz o ser desgraciado. ¿Qué preferís?

 

Es tan simple como eso, pero los seres humanos lo complicamos.

Te aseguro que ante una discusión –larga quizás- al final, llegarás a la conclusión, de que todo se reduce a tu elección entre ser feliz o desgraciado.

Si no lo habías pensado, todavía, todavía tenés la posibilidad de hacerlo.

¿Ves?

 

La palabra “todavía” forma parte de nuestro lenguaje motivacional.

 

De aquí hasta mañana, todavía ha de pasar la luna. Anónimo

 

No digas: “Es imposible”. Di “Todavía no lo he hecho”.

 

¿Qué cosas creés que todavía no podés?

¿Cuántas posibilidades que tenés, todavía no podés ver?

 

Poder o no poder es un juicio y por lo tanto, privativo de la persona que lo emite. Está construido con palabras y su consecuencia será, la creación de la realidad que esa persona decida crear.

 

A menudo, los hombres se convierten en lo que creen que son.

Si usted cree que no puede hacer algo, usted se hace incapaz de hacerlo.

Pero si usted cree que sí puede, está poniendo en marcha el desarrollo de su habilidad de hacerlo. Mahatma Gandhi

 

Mi propuesta es que en tu proceso de transformación personal que te permitirá pasar del no poder al poder, tengas en cuenta el sumar a tu lenguaje (tus declaraciones respecto de tu poder personal), la palabra “todavía”. Te estarás dando la chance de conseguir poder lo que ahora no podés.

Probalo, inténtalo:

 

“No puedo dar mi opinión”.

“No puedo dar mi opinión, todavía”.

¿Cómo te suena mejor?

¿Qué sentís al declarar la segunda opción?

 

Masaru Emoto: Un japonés, fallecido el año pasado, realizó numerosas experiencias en relación al poder de la palabra actuando sobre el agua.

Te comparto un video de una de sus experiencias.

Podrás creer o no en lo que él trata de demostrar.

Yo no estuve presente en ninguna de sus demostraciones, pero me quedé pensando…

Mi mamá les hablaba a las plantas y ellas se desarrollaban cada vez más hermosas. Esto sí lo vi. 

Yo creo en el poder generativo de la palabra, para bien o para mal.

Lo creo desde mi experiencia personal y de la que obtengo con mis clientes de coaching.

Vos podés creer o no, pero te pido que intentes el uso de la palabra “todavía” cuando estás trabajando para poder cada día más.

¿Qué perdés?

¿Y si te funciona?

Estas son las dos preguntas mágicas para mí que impulsan la acción de la credibilidad. También te las regalo hoy.

Por el placer de compartir

 

Coaching y Espíritu es el blog que creo cada día, para mostrarte que la espiritualidad es el centro de tu Ser. Allí convergen todos tus dominios: físico, emocional y mental. Ella es la sabia que te guía en tu desarrollo.