coraje

Se Trata De Poner El Corazón Adelante

Share

coraje Hoy recibí un comentario a uno de mis posts en el que la autora compartía una toma de decisión que había realizado, en un estado de entusiasmo extraordinario, por cierto. Y se le pasó en transparencia que había puesto su corazón adelante. Para ella va este post.

M.C.B, que son sus iniciales, me hizo pensar en esto que nos salva, nos mantiene firmes en un propósito, nos hace avanzar, nos impulsa, nos motiva y ayuda a atravesar nuestros miedos.

Porque ella tuvo Coraje. Esta palabrita, que muchas veces no nos percatamos que es nuestro motor, quiere decir: “Echar el corazón hacia adelante”.

               La diferencia entre el fracaso y el éxito no es la ausencia de miedo, ni de la confianza, sino el coraje, y actuar de todos modos.  Zan

               Siento esta expresión con la fuerza de cada palabra que contiene.

               Cuando estás en grandes empresas: tu superación y transformación personal por sobre todas las cosas, un emprendimiento, el logro de una meta, aparecen situaciones externas con las que podrás comprobar tu maravillosa capacidad humana.

               Lo externo puede estar representado por personas, cosas, obstáculos, miedos y más miedos. Y ahí estarás vos con todo tu poder personal ejercitando tu privilegio de Elegir

               Podrás elegir quedarte quieto, dejarte vencer, darle poder a lo que se interpone en tu camino o podrás elegir “Poner el corazón adelante”.

 

               Solo el coraje será tu gran aliado.

               Solo con el coraje se puede seguir adelante.

               Solo con el coraje se puede retomar un camino.

               Solo con el coraje se puede rectificar tu sendero.

               Solo con el coraje de puede reafirmar tu conciencia.

               Solo con el coraje podrás conectar con vos mismo, aceptar lo que descubrís y si no te gusta, ponerte manos a la obra para cambiar.

 

               Mientras no seas conciente de tu coraje, mientras no lo dejes salir con todas sus fuerzas, tu debilidad ante la vida seguirá ganándote. Vos seguirás mintiéndote, resignándote a vivir la vida que no querés para vos, ficticiamente protegido en tu zona de comodidad.

               Mi pregunta permanece…

               ¿Qué querés para vos?

               ¿Cómo querés vivir?

               ¿A qué le querés decir “basta”?

               ¿Por qué no lo hacés?

               ¿Para qué no lo hacés?

               En las respuestas a mis dos últimas preguntas, está escondido el Miedo.

 

               Lo único que neutraliza el Miedo, es el Coraje.

               Mirá cuán relacionados están:

               Cuando sientas miedo la única cosa por hacer es precisamente la cosa que temes, y si la ejecutas, bien pronto ya no habrá nada que te infunda temor.

 

 

¿Qué te parece que te sostendrá para hacer lo que temés?

¡Solo y simplemente, el coraje!

 

El coraje no es la ausencia de miedo, sino valorar que algo es más importante que el miedo.  Ambrose Redmoon

 

Distingo especialmente que uno no “mata” al otro. El coraje no mata al miedo.

Por más coraje que tengas, el miedo sigue gozando de buena salud.

 

Miedo es la emoción que surge ante la posibilidad de un peligro (o lo que nosotros interpretamos como peligroso). Esto refiere a que a veces, el peligro no es real pero nuestra forma de ver nos hace sentir qué sí lo es.

El miedo no es malo, no hay que matarlo aun cuando creamos que lo podemos hacer.

El miedo sirve para reflexionar, tomar precauciones y actuar en consecuencia.

Y aquí está la gran diferencia: “Actuar”.

El miedo se transforma es un gran depredador cuando no nos permite Actuar.

Siempre que el miedo nos impulsa a sacar nuestro coraje, bendigamos al miedo.

Nos daremos cuenta de cuando el miedo se transforma de un agente benigno a uno depredador cuando no nos permita actuar. Cuando lo colocamos por encima de nuestro poder personal, cuando le permitimos que dirija nuestras vidas, cuando nos empantane en un pozo que se hace cada vez más profundo cuantas más veces dejemos que él nos paralice.

El miedo nunca es una razón para abandonar; solo es una excusa. Cuando un hombre valiente topa con el miedo, lo admite, pero sigue adelante a despecho de él. No tenga miedo de tener miedo.

 

El miedo está para atravesarlo.

Sería algo más o menos así:

Siento miedo.

Presto atención a si el peligro es real o solo una interpretación mía.

Si el peligro es real, actúo tomando las medidas necesarias.

Si es solo una interpretación, atravieso el miedo y sigo adelante.

 

No poner a trabajar nuestro coraje (que solo se fortifica con la práctica), trae consecuencias devastadoras a nuestra vida. No es solo que no accionamos, no avanzamos, nos estancamos, sino que esta acción de inacción produce más y más conflictos y comportamientos debilitadores en nuestro Ser.

Nada causa tanto sufrimiento como el miedo a sufrir…

Evita, entonces, el miedo innecesario.

Por miedo a sufrir soledad, sufres la tortura de una mala compañía.

Por miedo a sufrir el final de una relación, sufres por años el infierno de una mala pareja.

Por miedo a sufrir las responsabilidades del adulto, sufres de por vida, el actuar como un niño inválido.

Por miedo a sufrir a causa de tus errores, sufres las consecuencias de no comprometerte ni ser responsable de tus actos.

Por miedo a sufrir el rechazo de los otros, sufres en tu soledad y tu aislamiento, sin salir nunca hacia el encuentro.

Por miedo a sufrir porque alguien no te quiera, te conviertes en posesivo y lo único que consigues es que todos te huyan y te quedes solo.

Por miedo a sufrir una relación sexual no bien lograda, sufres por años la castración de una impotencia impuesta por ti mismo.

Por miedo a fracasar en tus proyectos, sufres el terrible fracaso de no emprender ninguno.

Por miedo a que tu hijo de un mal paso, lo conviertes en un inmaduro y  un sobreprotegido, incapaz de dar un paso por su cuenta.

Hay un temor al sufrimiento que es sano, porque funciona como una señal de alarma que suena a tiempo para que evites el dolor innecesario.

Pero hay un temor al sufrimiento que es enfermo, porque es como una alarma que suena todo el tiempo, que te impide vivir y te causa sufrimientos que podrías evitar.

Evita, entonces, el miedo innecesario…

               Autor Desconocido

 

 

Que te de miedo no el toparte con la muerte, sino el toparte con el presente y darte cuenta que eres un simple observador del destino. David Montalvo

 

            Echá tu corazón hacia adelante. Sostenete. Afirmate. Luchá y peleá por lo que estás convencido… y sobre todo, confiá en tu poder personal, en la posibilidad que sos para tu vida, salí de tus barreras, saltá o bordealas pero no te pares.           

               Cuando nos determinamos a hacer algo, así como el Universo conspira para abrirnos caminos y presentarnos lo que necesitamos para lograrlo, también aparecen pruebas, pruebas a superar y es allí donde tu coraje necesita estar en todo su esplendor.

               Tu corazón, tan fuerte que “sale” de vos y se convierte en el caballo de tu carruaje. Dejate llevar, con amor, con confianza y seguí su guía.

Miedo y Coraje van de la mano.

Tu elección marcará la diferencia.

 

Según un cuento chino, un rey, famoso por su coraje y ecuanimidad, perdió casi todo su reino y hasta el último de sus soldados, como consecuencia de los violentos ataques y saqueos de las hordas bárbaras. No le quedaban más que dos servidores y su castillo era el último bastión que impedía a los conquistadores dominar sus territorios y esclavizar las aldeas diezmadas por el continuo acoso.

Y llegó el día en que se supo que los bárbaros avanzaban hacia las puertas de la ciudad con la intención de poner cerco al palacio. Se cuenta que esa noche, cuando llegaron las noticias del avance enemigo se vio el rostro del monarca marcado por el temor y la responsabilidad, pero en ningún momento abatido por el miedo.

Al amanecer el rey ordenó a sus servidores que abrieran todas las puertas y ventanas, y acto seguido se instaló en una de las almenas a fin de observar la llegada de los invasores. Inmutable, les vio avanzar hasta la escalinata de palacio.

Pero su serenidad perturbó hondamente a los bárbaros. Éstos supusieron que les esperaba una trampa en su interior. En vez de poner cerco a aquel lugar, el jefe reunió a sus hombres y tocó a retirada.

El rey dijo entonces a sus servidores: -Ved, y no olvidéis nunca que, una misma emoción, el miedo, a ellos les ha impulsado a huir atemorizados y a nosotros nos ha motivado a permanecer en nuestro puesto, encontrando una respuesta creativa a tan atemorizante situación. (Adaptación libre de un relato anónimo de la tradición china)

 

¡Poné adelante tu corazón!

 

Por el placer de compartir.

 

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

4 comentarios en “Se Trata De Poner El Corazón Adelante”

  1. Lo empecé a leer porque me pillaste despierta escribiendo, ya sabes, y al ver el título, me invadió la curiosidad, jajajaja..
    Mil gracias por la dedicatoria Rita, aunque en realidad lo mio no es nada del otro mundo, tan solo es cuestión de razonamiento. Aunque seguro que a todas nosotras nos gusta que sepan valorarnos.
    Uno se dice; “Llevo tiempo esperando un momento que me valga para dar un paso y no parece que llegue. Me dicen que espere pero ¿Por qué esperar?. Quizá si doy el paso ya, es porque este es el momento.”.. Osea, que el mmomento realmente es cuando uno se lo propone.
    Te dije en aquel comentario anterior, que tomé una decisión, y el hecho de que fuera arriesgada no quería decir que no fuera propicia, porque como tú bien dices en el post, el miedo paraliza cualquier oportunidad. La oportunidad se presenta cuando uno cree en ella y visto así, cualquier momento es bueno para crear una oportunidad.
    Y créeme que te estoy diciendo algo que he sentido con el corazón. Lo dice un dicho “Quien crea la oportunidad crea la ocasión”.
    Cómo me gusta que sepas valorar esas cosas, porque uno no se da cuenta en realidad, hasta que alguien le dice como en este caso tú, -Haces bien en crear el momento-. Porque ese es el tipo de apoyo que necesitamos y no más.
    Muchas gracias por tus palabras de ánimo.
    Cariños por siempre Rita.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, Mari Carmen:
    Mi forma de mirar incluye el reconocimiento permanente para el que se atreve. Así de corto y concreto. Y para mí, vos te estás atreviendo así que me encanta haberte dedicado el post.
    El coraje no abunda, amiga. Sobre todo porque se cree que es parte del Ser Humano, algo así como decir que “se es corajudo o no se es”, pero en realidad, el coraje es una habilidad que se adquiere y practica, en tanto y en cuanto, nuestro deseo tenga la pasión que alimenta nuestra misión. Y cuanto más lo practiquemos, más lo aumentaremos. Esto me encanta poder distinguirlo porque nos da la posibilidad a todos los seres humanos. Si fuera parte de nuestro Ser ya conformado, y si no fuéramos corajudos, nunca lo podríamos ser.
    Me consta que tu discurso nace de tu corazón… Si no fuera así, no sería coraje, y lo que estás haciendo, es ponerlo delante de vos.
    Tengo en preparación un post acerca del momento, así que vas a poder comprobar cuánto coincidimos con lo que me decís.
    ¡Adelante, amiga! ¡Vamos por más!
    Un gran cariño para vos.

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge