Tu Gran Creación. Poder O No Poder

Tu Gran Creación: Poder O No Poder

Share

Tu Gran Creación. Poder O No Poder

 

“Yo puedo” y “Yo no puedo” son juicios.

Los juicios son, en definitiva, opiniones personales, válidos solo para el que los emite (aunque él se crea que son verdades), por ende, existen tantos juicios sobre las cosas y personas como personas existen en el mundo.

“Es hermoso”.

“Es patético”.

“Es maravilloso”.

“Es espantoso”.

Yo, que llevo en mi Ser constantemente y bien despierta, la capacidad de observación, puedo confirmarte que los anteriores se pueden escuchar al unísono, de parte de las personas frente a un mismo hecho o persona. Y todos creen que tienen razón.

Cada juicio que emitís habla de quién estás siendo. ¡No del que lo recibe o sobre quién o qué recae!

Si bien creemos que estamos hablando de cosas y personas, los juicios hablan de nosotros mismos, de nuestra forma de pensar, de nuestras capacidades y habilidades, de nuestro Poder Personal.

 

Los juicios siempre hablan de quienes los emiten. Rafael Echeverría

 

Toda idea siempre es dicha por alguien que al emitirla revela quien es. Friedrich Nietzsche

 

¿Sabés algo?

¡Esta es una gran noticia!

Porque ya que los juicios no son verdades, se pueden cambiar y seguir teniendo valor.

Así como las personas podemos cambiar, transformarnos y mejorar, nuestros juicios pueden hacer lo mismo.

 

Si te sientes dolorido por alguna causa externa, no es eso lo que te perturba sino tu propio juicio sobre ella. Y está en tu poder cambiar ese juicio… ¡ahora! Marco Aurelio

 

Dicho para la ocasión, tu juicio de “No Puedo”, vos podés cambiarlo por “Puedo”.

Este es el poder del lenguaje, herramienta vital del Ser Humano para crear  su realidad.

 

¿De dónde sale este juicio que tenemos tan disponible y lo expulsa nuestra boca sin siquiera pensarlo, ante un desafío?

“Puedo” pertenece a la conjugación del verbo Poder. Y este poder se refiere a tu “Poder Personal”. O sea, tu poder como persona.

Y ahora sí que te sorprendo:

 

¡El Poder es un fenómeno lingüístico!

Los individuos se inventan a sí mismos en el lenguaje. Nietzsche

De acuerdo a lo que decidas declarar, esa será tu realidad.

Esto es lo que quiere decir que el poder es un fenómeno lingüístico.

Este descubrimiento se debe a la Nueva Mirada de la Ontología del Lenguaje (base del Coaching Ontológico) que se opone a la antigua concepción del Poder. Aquella sostenía que el poder estaba fuera de nosotros.

La Ontología del Lenguaje postula que El Poder está dentro de nosotros.

¿Querés empezar a “Poder”?

¡Esta es la clave!

Que comprendas que el Poder es interno a nosotros, no externo.

Sentirlo, tenerlo, ejercitarlo, usarlo… Dependerá de nuestro juicio respecto de él.

 

Cuando vos decís: “No puedo”, eso es lo que creás.

Cuando vos decís: “Puedo”, eso es lo que creás.

 

El poder reside donde los hombres creen que reside. Es un truco, una sombra en la pared, y un hombre aunque sea pequeño puede proyectar una sombra muy larga. Lord Varys. Juego de Tronos

 

Lo que más necesitamos tener en claro es la diferencia entre nuestra capacidad de hacer algo y el juicio que tenemos sobre esa capacidad, ya que esa capacidad está en la interpretación que tengo de ella y no en la capacidad en sí misma.

Por ejemplo, todos tenemos la capacidad de pintar un cuadro.

Muy pocos interpretamos que sí la tenemos. Los que tenemos el juicio (producto de nuestra interpretación) de que podemos, lo podremos pintar. Los que tienen el juicio contrario, no lo podrán pintar.

 

“Yo puedo” pintar un cuadro.

¿Vos? ¿Podés?

De cual sea tu juicio incluido en tu respuesta, dependerá que puedas pintarlo o no.

 

Y así funciona para todos nosotros, con cada juicio que emitimos frente a un desafío que se nos presenta.

Y no es necesario que lo hagas. Aunque no lo hagas el poder sigue en vos si así lo declarás.

Vos podés tener el poder de hacer algo y decidir no hacerlo porque no te llama la atención, por ejemplo.

 

El poder habita en tu espacio de posibilidades. Ese que vos delimitás con tu lenguaje. El poder está en el espacio en que decís: “Yo puedo”.

 

¿Cómo juzgás (juicio) la fuerza de tu poder personal?

¿Qué cosas creés que podés hacer?

¿Qué, las que no podés hacer?

 

Hablamos en un contexto que tiene en cuenta las limitaciones propias del Ser Humano.

 

¿Qué te parece que es (ponele un nombre) lo que te permite hacer algo?

 

Ubicá un espacio de tu vida (personal, de pareja, de trabajo, el que sea que te surja en este momento) en donde no lo estés pasando bien…

¿Cuánto hace que estás ahí?

¿Dónde está tu poder personal?

Recordá reconocerte y agradecer porque el poder personal se alinea con el universo para fortalecerse.

 

Si crees que puedes o sueñas que puedes, empieza ya. La osadía proporciona genialidad, poder y magia.

Atrévete a hacer y el poder te será dado.

Lair Ribeiro.

 

El poder no se pierde, el poder se cede. Importantísimo detalle.

Se cede a personas y a cosas.

 

¿A qué o a quién le estás entregando tu poder para “no poder” salir de la situación en la que no lo estás pasando bien?

 

El poder personal vive en tu capacidad de elegir, en tu capacidad de perdonar lo que no es como a vos te gustaría, en tu capacidad de amarte y reconocerte en todos los planos y en la capacidad de agradecerle a la vida por todo lo que ella te da.

 

¿Te acordaste de agradecer y reconocerte hoy?

 

El cuento del 333

 

Por aquel entonces yo participaba en un seminario de fin de semana en el  Deerhurst Lodge, al norte de Toronto. El viernes por la noche, un tornado  arrasó un pueblo llamado Barrie, situado más al norte; mató a docenas de personas y causó daños por valor de millones de dólares. La noche del domingo, al regresar a casa, detuve el coche al llegar a Barrie. Miré en derredor y me enfrenté al desastre. A mi alrededor no veía más que casas destrozadas y coches volcados.

Esa misma noche, Bob Templeton volvía a casa por la misma carretera. Se detuvo, como yo, para contemplar el desastre, pero sus pensamientos eran distintos de los míos. Bob era el vicepresidente de Telemedia Communications, dueña de una cadena de estaciones de radio en Ontario y Quebec, y pensó que debía de haber algo que pudiéramos hacer por aquella gente mediante las estaciones de radio de Telemedia.

La noche siguiente yo estaba trabajando en otro seminario, en Toronto. Bob Templeton y Bob Johnson, otro vicepresidente de Telemedia, entraron y se quedaron de pie al fondo de la sala. Ambos compartían la convicción de que tenía que haber algo que poder hacer por la gente de Barrie. Terminado el seminario nos fuimos al despacho de Bob, que estaba decidido a poner en práctica la idea de ayudar a las personas que habían sido víctimas del tornado.

El viernes siguiente, reunió en su despacho a todos los ejecutivos de Telemedia. En la parte superior de una hoja escribió tres veces el número tres y se dirigió a sus ejecutivos:

— ¿No os gustaría reunir tres millones de dólares, para dentro de tres días, en no más de tres horas y entregarle ese dinero a la gente de Barrie?

La única respuesta fue el silencio, hasta que finalmente alguien dijo:

—Templeton, estás loco. No hay manera de hacer lo que propones.

—Un momento —lo detuvo Bob—. Yo no os pregunté si podíamos, ni siquiera si debíamos. Simplemente, os pregunté si  podíamos.

Entonces, Bob trazó una gran T debajo del 333 y a un lado escribió: « ¿Por qué no podemos?». Y al otro: « ¿Cómo podemos?».

—Al lado del « ¿Por qué no podemos?» sólo pondré una X bien grande. No vamos a perder el tiempo en pensar por qué no podemos, no tiene valor alguno.

En el otro lado vamos a anotar todas las ideas que se nos vayan ocurriendo sobre cómo podemos, y no vamos a salir de esta sala hasta que no hayamos resuelto el problema.

Se produjo un nuevo silencio, hasta que por fin alguien dijo:

—Podríamos hacer un programa de radio de cobertura nacional.

—Excelente idea —aprobó Bob, y la anotó. Antes de que hubiera terminado, alguien más dijo:

—No podemos hacer un programa de radio que cubra todo Canadá, porque no tenemos estaciones de radio en todo el país.

—Pero podemos intentar convencer al resto de emisoras para que participen en el proyecto —replicó Templeton.

De pronto, alguien sugirió:

—Podríamos conseguir que Harvey Kirk y Lloyd Robertson, los nombres más importantes en el mundo de la radiodifusión canadiense, respaldaran el proyecto.

A partir de entonces fue absolutamente fantástica la manera en que empezaron a fluir las ideas.

El martes siguiente ya tenían un acuerdo con cincuenta estaciones de radio, a lo largo y ancho del país, para emitir el programa.

No importaba quién participara en el proyecto, siempre y cuando el pueblo de Barrie consiguiera el dinero. Harvey Kirk y Lloyd Robertson auspiciaron el programa ¡y consiguieron reunir los tres millones de dólares en tres horas en el término de tres días hábiles!

Bob Proctor 

Jack Canfield & Mark Víctor Hansen de “Sopa de pollo para el alma”.

 

Coaching y Espíritu es el blog que creo cada día, para mostrarte que la espiritualidad es el centro de tu Ser. Allí convergen todos tus dominios: físico, emocional y mental. Ella es la sabia que te guía en tu desarrollo.

 

Por el placer de compartir.

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

2 comentarios en “Tu Gran Creación: Poder O No Poder”

  1. Como siempre Rita, ja deducción del cuento es total.
    Me gustó esta frase tuya… “El poder personal vive en tu capacidad de elegir”. Me encantó porque así es.
    Hace dos dias, derramé todo el café encima del ordenador por jugar con mis gatillas donde no debía. Cuando esto ocurrió puse el ordenador boca abajo, rápidamente claro. Al principio tenía un digusto impresionante, pero pensé que aun no sabía por qué estaba así, pues el ordenador estaba apagado y hasta que no lo secase no sabría si funcionaría o no. Así que dejé de pensar en la tragedia que aún no existía y comencé a secar el ordenador que era lo que tenía que hacer. Me puse a pensar mientras secaba que podía encenderlo, estaba casi segura.. Jose Luis me decía.. ¡Madre mía, a dos dias de mandar el libro si no enciende a ver como lo hacemos!.. Yo le dije.. ¡Se va a encender, porque fuí yo quien lo apagó!.. Estaba tan convencida y además bastante segura, sin dudas..
    Y así fué.. ahora mismo estoy escribiendo con el.
    ¿Que qué tiene esto que ver con lo que tu escribes?, Muy sencillo.. La mayoría de las veces las cosas las provocamos nosotros con nuestro NO interior. Elegimos pensar que no podemos porque es lo que creemos. Pero ¿Por qué no pensar que SI podemos?… Tantas veces nos encontramos por el face a otras personas con problemas y siempre predicamos ¡Vamos, tu puedes!.. Pues si somos capaces de predicarlo, es porque sabemos que todo se puede si se quiere. Y no hace falta entrar en la tragedia del ¿Que va a ocurrir si me decido a..?.. Porque no va a ocurrir nada mas bueno que el sentirnos felices y que se es capaz es descubrir que poderse se puede, y además descubriremos también que no es que no pudimoss, es que no quisimos intentarlo.
    Siempre es un placer leerte.
    Un besote grande Rita.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, Mari Carmen:
    Y a mi me gusto tu ejemplo que compartiste porque más de la vida diaria… imposible. El mismo permitirá a mis lectores, darse cuenta de que lo que escribo, solo es teoría en función de mostrar cómo funcionamos pero que la maravilla está en que todo se puede poner en práctica.
    Tu razonamiento es coherente y adecuado y desarrolla una forma de pensar que estás teniendo que te sacará adelante siempre.
    ¡Somos responsables de nuestros actos y en la medida que tengamos claro esto, solo así, podremos encontrar la solución! Para ello, es imprescindible contar con nuestro poder personal. Sin él, el “no puedo”, brota más rápido que el “puedo”, y ahí nos quedamos, contemplando el “desastre”.
    Decile a Jose, que nada podrá impedir que envíes el libreto mientras la autora tenga esa actitud de llevar adelante su “Sí puedo”.
    Un gran abrazo, bonita de mi corazón.

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge