Algo Más Tenés Que Hacer

Share

Cuando no hay rumbo, cuando todos los caminos parecen cerrarse, cuando desaparece la esperanza, cuando estás agotado…misión coaching y espiritu

Te aseguro que hay algo más para hacer.

Te preguntarás de dónde saco esta certeza…

Creo profundamente en que todos tenemos una misión, desde el que no tiene hogar y va por las calles hasta los más encumbrados por su labor y su acción en el mundo.

¿Y por qué estás vos aquí? ¿Por qué?

No dejes de preguntártelo, insistí. En algún momento, tendrás la respuesta pero permanecé alerta. A veces, no vemos ni escuchamos lo que tenemos delante de nuestros ojos.

Pedí y abrí tus oídos. Pedí y abrí tus ojos.

Conocerás ese cuento en el que un hombre estaba arriba del techo de su casa en medio de una inundación pidiendo a Dios que lo salvara. En tres oportunidades, le aparecieron medios para hacerlo… pero él no se dio cuenta. Siguió pidiendo sin ver las respuestas. Al fin, se ahogó.

Hay una frase que hoy te comparto en la imagen que espero que te acompañe siempre y sobre todo, en esos momento que te describo más arriba.

Ella es la causa de mi certeza para escribirte hoy… Espero que también, sea la tuya.

 

 

29-11-12

 

Para Qué Lo Hacés

Share

Muy pocas veces –sobre todo por las formas que se instalan en la sociedad y terminamos repitiendo sin detenernos a analizarlas- preguntamos “¿Para Qué?”sentido coaching espiritual

Ante cualquier cosa que sucede y por la que nos sentimos afectados, la pregunta reactiva es “¿Por qué?”

Y ésta no suele aliviar nuestra inquietud, es más, puede dejarnos estacionados en un espacio de bronca y resentimiento, de no aceptación, que va corroyéndonos y creando más bronca y resentimiento. Ahí, estás atrapado. Quiero que lo tengas claro.

Cuando preguntas “¿Para Qué?” todo un espacio de posibilidades se abre y hasta el dolor más grande puede ser transitado.

Esto sucede porque esa pregunta nos permite encontrar un sentido, y encontrar un sentido es lo imprescindible para que nuestra vida se ilumine.

Las depresiones, las adicciones, las tristezas, el desaliento surgen también, a raíz de la falta de sentido.

Preguntar “Para qué” puede evitar que acciones en forma errónea. “¿Para qué lo hacemos?” Si no encontrás una respuesta que te satisfaga, quizás no es eso lo que tenés que hacer.

Recordá. Cuando necesites saber, comprender, aprender…preguntate ¿Para qué está pasando esto?

 

19-10-12