Todo pasa

Todo Pasa

Share

Todo pasaEs importante tener presente para conversar sobre este tema que…


 

En este “somos”, en realidad nos estamos refiriendo a nuestro “estar siendo” en los momentos diferentes por los que va pasando nuestra vida.

Este poderosísimo postulado del Coaching Ontológico, nos permite darnos cuenta de que nuestras opiniones son solo juicios y que las mismas cambian en forma permanente. Asimismo, cada uno de nosotros tiene una diferente. Una diferencia que se profundiza si estamos siendo observados o estamos siendo los observadores. Ser concientes de lo dicho podría permitirnos no discutir, no creernos dueños de la verdad, darnos cuenta de que necesitamos escuchar y tomarnos  tiempo para pensar nuestras respuestas. ¡Cuánto más felices seríamos! ¿Verdad?

¿Te imaginás una vida sin discusiones, sin peleas, escuchándonos unos a otros, dándole a los demás el derecho de pensar diferente?

¿Cuántas veces te dijeron “todo pasa”?

¿Me equivoco o en esos momentos vos no te sentías bien o estabas atravesando un momento de sufrimiento?

¿Qué sentías –mientras vos atravesabas tu dificultad- cuando alguien te decía “todo pasa”?

¿Podría ser algo así?

“Él/ella no me entiende”.

“No sé si él/ella me quiere conformar como si yo fuera estúpido”.

“¿Él/ella creerá que me va a convencer con eso? Indudablemente, no tiene idea de por lo que estoy pasando”

 

¿Por qué creés que sucede eso?

En esa oportunidad, vos estás dentro de la situación y sos observado y la otra persona está fuera de la situación y está observando. Solo eso. Acordate: No vemos las cosas como son sino que las vemos como somos (estamos siendo).

Te sugiero desde mi más profundo de amor y conocimiento de Coach que prestes atención a esto, por tu propio bienestar.

Las personas que te dicen “todo pasa” cuando te está pasando algo, pueden estar queriendo simplemente conformarte y consolarte pero también…

Pueden estar siendo más objetivas que vos, por estar fuera de la situación y su poder de razonamiento y pensamiento puede estar siendo más profundo y amplio.

¿Cuál sería un pensamiento más profundo y amplio?

¿Probamos con algunas preguntas de ayuda?

¿No es verdad que “todo pasa”? Te pido que en este momento, no pienses como cuando te sentías mal.

¿Qué cosas duran eternamente?

¿No es verdad que todo cambia? ¿Y permanentemente?

Y a pesar de que ahora lo podés comprender… ¿Qué pregunta te aparece?

A ver si se me ocurre…

¿Podría ser…? ¿Cómo hago para recordar esto en el momento en que me siento mal?

Tengo varias sugerencias…

  1. Escuchar al otro validando sus palabras sin intentar discutir ni quedarte pensando que lo guían solo buenas intenciones.
  2. Respetar su capacidad de sugerencia la que intenta enfocarte en ese pensamiento profundo.
  3. Darte la oportunidad de re-pensar tu posición.
  4. Valorar su declaración de “todo pasa” y darle la posibilidad de que esté en lo cierto.
  5. Pararte y ponerte a pensar… ¿Y si me estoy olvidando o no pudiendo comprender ahora que “todo pasa”?

 

         

¿Para qué este análisis?

Para destruir el sufrimiento.

Para avanzar en tu camino.

Para abrirte posibilidades.

Para crecer incorporando el concepto de confiar en tu proceso personal.

¿Por qué hacer nuestro este concepto de “todo pasa”?

Porque no solo rige para los momentos difíciles, sino también para los excelentes.

En los excelentes, nos permitirá no caer en la soberbia, seguir estando alerta en nuestra vida, no creer que ya estamos hechos, en definitiva, no caer en la Segunda Zona de Comodidad 

 

La vida es cíclica. Un rápido mirar hacia la tuya propia te permitirá distinguir claramente los buenos momentos de los malos. El estar pleno, el de sentirte triste. ¿Lo importante?

Aprender a ser felices en los de cualquier clase porque se puede… te aseguro que se puede.

 

Un rey dijo a los sabios de la corte: —Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total. Tiene que ser muy pequeño de manera que quepa escondido debajo del diamante del anillo.

Todos ellos eran sabios, grandes eruditos pero por más que pensaron no dieron con lo que el rey quería.

Entonces, el rey decidió recurrir a un anciano que había sido sirviente de su padre y oficiado también como su padre cuando quedó huérfano.

El anciano dijo: —No soy un sabio, un erudito, un académico,  pero conozco el mensaje, porque solo hay uno. En cierta oportunidad, atendí a un místico, aquí en tu palacio –los místicos son los únicos capaces de entregar este mensaje-  Cuando se iba, como gesto de agradecimiento por mis servicios, me dio este mensaje —y lo escribió en un papel, lo dobló y se lo dio al rey.

No lo leas, mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo solo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación. Y ese momento no tardó en llegar.

El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos le perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos.  El camino se acababa, no había salida; del otro lado había un precipicio y un profundo valle. Caer por él sería el fin.

De repente se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: «Esto también pasará».

Mientras leía «esto también pasará» sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Y aquello pasó.

Los enemigos que le perseguían se habían perdido en el bosque porque poco a poco él había dejado de oír el trote de los caballos. El rey se sentía tremendamente agradecido al sirviente y al místico desconocido.

 

Dobló el papel, lo volvió a poner en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música y bailes…

El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo: —Este momento también es adecuado: vuelve a mirar al mensaje. — ¿Qué quieres decir? —Preguntó el rey—. Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida. —Escucha —dijo el anciano—, esto es lo que me dijo el santo: este mensaje no es solo para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: «Esto también pasará», y de repente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que se regocijaba, que celebraba, que bailaba… El orgullo y el ego habían desaparecido. Todo pasa.

Por el placer de compartir

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

5 comentarios en “Todo Pasa”

  1. Claro Rita, todo pasa, pero…
    Siempre he tenido esto muy en cuenta, y si no pasa, es porque nosotros mismos tenemos siempre en cuenta lo que pensamos que está sucediendo, y puede hasta convertirse en una obsesión si no tenemos en cuenta esas dos palabras unidas.
    En muchos momentos, buenos o malos, de nuestra vida, dejamos que las cosas pasen, que ocurran, y si hay algo que siempre he tenido en cuenta es, que solo puede pasar lo que un@ quiera que pase, ya lo cure el tiempo o no, porque hay cosas, que pase el tiempo que pase, si no se está conforme, se les debería poner fin, pero no lo hacemos, porque siempre hay un sentimiento por medio que lo impide (Y é ahí la trampa de la naturaleza del ser humano), y siempre hay quien se aprovecha de ese sentimiento. De esto, si que no tengo la menor duda.
    Me ha encantado Rita. Siempre me gusta leerte.

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, Mari Carmen:
    ¡Qué interesante tu punto en este comentario! ¡Gracias por aportarlo!
    Es otra mirada para tener en cuenta.
    Escribí este post para animar a las personas que están pasando un momento difícil y sienten que no terminará nunca o para aquellos que atravesando un excelente momento, se “descansan” creyendo que ya está todo hecho, pero lo que decís es importantísimo: ¡Cuánto tiene que ver nuestra propia actitud frente al hecho!
    Creo que te gusta tanto leerme como a mí recibir tus comentarios que siempre ofrecen una posibilidad mas de aprendizaje.
    ¡Muchas gracias por estar por aquí!
    Abrazos

    [Responde a este comentario]

  2. Hola Rita… es cierto que todo pasa… cuando me encuentro en un problema… que casi siempre.. por no decir siempre es “emocional”… a pesar de saber q todo pasa… el dolor en mi corazón es tan grande que solo puedo pensar en alejarme de la situación… podria hablarlo con alguien.. con mi esposo… mis hermanos… alguna amiga… pero siento profundamente q nadie puede sentir lo q yo siento… o sea… lo hablo para q sepan q me pasa… no para q me den la razón ni piensen como yo… porque yo tengo mis valores… y equivocados o no son mios… el tiempo, las circunsatncias, seguramente lo cambiaran… acepto q piensen y sientan diferentes a mi… pero si algo me gusta… me gusta… si algo me duele… me duele… y trato de pensar que si estoy equivocada lo veré algun dia… como asi tambien si tengo razon…. es mas… no busco tener razón… busco sentir y tener paz… me refugio en mis valores aunque algunas personas no lo valoren… cuando siento felicidad pienso ojala dure para sienpre… sigo disfrutando de ella hasta q pase… como todo lo bueno y lo malo… pero lo bueno se tolera mas con lo malo lidio cada dia para encontrar mi paz!

    [Responde a este comentario]

    RitaTonelliCoach Reply:

    Hola, Adela!
    ¡Gracias por andar por aquí y aportar tu comentario!
    Te comprendo perfectamente en tu discurso y conozco tu lucha emocional permanente. Planteás muchas cosas y habría que tratarlas de a una para acercarte realmente a la paz que buscás.
    Claro que lo bueno es mejor para sentir. El “todo pasa” acerca de lo bueno, apunta a que no perdamos de vista que todo pasa, justamente y por eso, hay que disfrutar de eso bueno teniendo en cuenta que también pasará. Asimismo, y referido a lo que hacemos, es necesario permanecer aprendiendo y seguir con nuestra formación porque lo que sabemos deja de tener vigencia e importancia y necesitamos vivir aggiornados para seguir adelante. También este es un tema para conversar debidamente.
    Si es necesario, volvé a los apuntes del curso acerca de estados de ánimo, así recordarás cual de ellos nos acerca a la paz.
    Te mando un gran abrazo

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge