Transformación Personal

Yo Quiero Cambiar, Pero No Puedo

Share

Transformación PersonalEl estado de incomodidad que experimentamos cuando es necesario hacer un cambio es la clave para darnos cuenta de esa necesidad.

Nos cuesta a veces, descubrir a qué se debe esa insatisfacción y qué nos está revelando.

El proceso que implica llegar a la decisión de cambiar nos hace pensar –cuando la alcanzamos- que lo que sigue va a ser fácil porque nos ha costado tanto llegar a ella que imaginamos que “lo peor ya pasó” y que, a partir de allí, vendrá el alivio.

Pero no es así. Y esto se debe a que ha comenzado otro proceso diferente al que nos llevó a tomar la decisión.

 Yo no creo que no puedas cambiar, de hecho, el motivo de este post es mostrarte que sí podés, pero, además intentaré ampliar tu mirada introduciéndote en el maravilloso camino –tan viable como tu cambio- de la transformación personal.

Éstas, “Cambio” y “Transformación”, son dos palabras que se escuchan mucho últimamente, sobre todo si has tenido algún contacto con el Coaching. Pero, lo que siento es que no ha quedado clara todavía la diferencia entre ambas.

Es frecuente que este efecto sanador y sublime que produce la transformación personal, sea atribuido liviana y sencillamente, al paso del tiempo, sin embargo…

¿Les pasa el tiempo a todas las personas?

¿Todas logran esa serenidad?

¿Toda la gente evoluciona?

El tiempo es un mero factor y su efecto no se concretiza sin tu participación en el proceso.

¿Qué es cambiar?

Cambiar consiste en intentar nuevas acciones cuando las que estamos realizando no obtienen el resultado esperado.

Pero… ¿puede suceder que agotes los intentos de prueba de acciones diferentes y el resultado esperado no llegue?

¿Qué nos muestra esto?

¿Nos hemos equivocado en lo que hicimos para cambiar?

¿No sirve este método de intentos y pruebas?

Sí que sirve y no nos hemos equivocado.

Sucede que, a veces, con el cambio no es suficiente.

Hasta que apareció el Coaching Ontológico, estábamos un poco desahuciados a este punto, pero esta maravillosa disciplina, un tanto revolucionaria por sus propuestas totalmente distintas a todo lo conocido, trajo el respiro y la enorme posibilidad de…

La Transformación Personal

La transformación personal suele pasar desapercibida durante su proceso. Lo que quiero decir es que no nos damos cuenta de que está sucediendo, hasta que nos encontramos con una situación parecida a otra que ya hemos vivido y nos damos cuenta de somos capaces de actuar en forma diferente y ni siquiera se nos ocurre hacerlo como lo hicimos antes. ¿Por qué? Porque ya no somos los mismos…

Hemos evolucionado.

Hemos aprendido a elegir nuestras interpretaciones.

Hemos comenzado a practicar una mirada diferente sobre lo que sucede.

¡Nos hemos transformado –hasta ese momento- en la mejor versión de nosotros mismos! Y que no se mal interpreten estas palabras. Cuando hablo de “mejor versión”, no hago comparaciones con otros u otras situaciones, la comparación existe solo en relación con nosotros mismos. La aclaración de “hasta ese momento” se refiere a que cuando comenzamos nuestra transformación personal, ésta ya no se detiene más, entonces en el momento de chequearnos encontraremos “la mejor versión” de nosotros mismos, pero posteriormente, en otro chequeo, esa mejor versión será una mejor versión aún.

¿Cómo lo hacemos?

Cambiando nuestro observador.

¿Y qué es “nuestro observador”?

Es esa entidad que nos pertenece solo a cada uno de nosotros que nos lleva a interpretar lo que vemos y lo que sucede de una forma particular.

Cuando sufrimos, cuando no nos atrevemos, cuando somos pesimistas, cuando nos falla nuestro poder personal, cuando no podemos vincularnos felizmente en nuestras relaciones… estamos necesitando transformarnos para lo cual es imprescindible cambiar nuestro observador.

No todas son rosas en este camino.

En la balanza tendremos…

De un lado, felicidad independiente de lo que vivamos, seguridad, armonía y paz desligados completamente de la necesidad de dar explicaciones, pero…

En el otro platillo, estará lo que necesitamos alejar de nuestras vidas porque ya no contribuye a nuestro nuevo estado y eso necesitará otro trabajo de nuestro Ser, con el apego, los malos hábitos y la dependencia.

            Si necesitás que aclare alguna de tus inquietudes porque no he sido del todo clara, recordá que contás conmigo para responderte. Dejame un comentario y con todo mi aprecio te contestaré.

            Por el placer de compartir.

            Si el post te pareció interesante, te invito a compartirlo en tus redes sociales clicando en los íconos correspondientes. ¡Muchas gracias por tu difusión!

 

Publicado por

RitaTonelliCoach

Mi nombre es Rita Tonelli y desde esta profesión que amo, la de Coach Ontológico personal, de parejas, espiritual, organizacional y de equipos, pongo lo mejor de mí para que juntos crezcamos avanzando en nuestros caminos hacia una vida mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge